Contemporary tailored

Si nos detenemos a observar el mercado de la sastrería masculina actual, podremos percibir cómo en general adolece de una cierta falta de carácter. Se echa de menos en las prendas esa cualidad que hace que uno se sienta especial, seguro, e incluso –por qué no- poderoso. Cuando eso sucede se genera un aura en la persona que desde fuera es difícil de explicar, pero no de percibir, y que nada tiene que ver con la extravagancia ni con la ostentación. Muy al contrario. Se trata más bien de la elegancia serena y relajada, eso que los anglosajones llaman effortless style, y que –paradójicamente- es tan complicado de lograr. Y ahí es donde llega THE HATHAWAY TAILORED, consiguiendo devolver al vestuario del hombre de hoy ese cuidado savoir fair del estilo sartorial más tradicional, pero añadiendo giros sutiles que aportan la exacta dosis de contemporaneidad. Esa fresca y suave divergencia deriva en una imagen marcada por la neutralidad, liberada de artificios y estridencias, que se declina con un acento marcadamente europeo, teñido de influencias como la impecable sencillez nórdica y la despreocupada sobriedad francesa. Pero la esencial atención al patronaje que la firma lleva a cabo no puede quedarse ahí, en algo genérico o impersonal, sino que debe ir adaptada a cada individuo. Y así lo hace THE HATAWAY TAILORED, con un objetivo claro: que el resultado sea impecable y además único.