Holland & Sherry – La franela inglesa

Antes de enrollarnos con la ya habitual verborrea, aprovechamos para felicitaros el año en este primer post del 2020, así que: !Feliz Año a tutti!

Como si de una bola del futuro se tratase, sabíamos con anterioridad que la temporada de invierno iba a ser gélida y fría, como aquellas de antaño en las que nuestros compañeros de profesión hacían su particular agosto en enero y febrero con gruesas pañerías de lana.

Los tiempos cambian, y con ellos la tendencia en el peso del tejido y estructuras, y aunque cueste creer, el producto ha mejorado en calidad e innovación.

Holland & Sherry sabe bien cómo conservar todo el sabor tradicional del oficio, por ello siguen apostando por composiciones de lanas súper 120´s , con hilaturas que mezclan sus lanas Cashmere  y/o Alpacas con una extensa variedad de Sherry´s Tweed.

Tejidos que sin duda, transfieren ese aspecto afieltrado, de lanas compactas en las que recala una babilla que al tacto nos ofrece una mayor sensación de suavidad y calidez placentera – nada de aspereza-.

Con respecto a las estructuras y aspectos técnicos, en este post no entramos en detalles, ya que cada tejido tiene su propia religión y podríamos redactar varios tomos y llegados a este punto no hay mejor manera de seguir que echarle el ojo a las nuevas incorporaciones de libros de tejidos disponibles en The Hathaway Tailored.